sábado, 17 de febrero de 2018

Costa Rica: el acelerado reperfilamiento de la identidad nacional hegemónica y las elecciones del 2018

Esta elección ha mostrado la factura que le ha pasado al país el impulso de las reformas neoliberales y su impacto en el orden cultural y político. Ciegos y sordos, los grupos dominantes tienen en su agenda seguirlas profundizando y, con ellas, ahondando las contradicciones que cada vez más perfilan una nueva Costa Rica.

Rafael Cuevas Molina / Presidente AUNA-Costa Rica

Ilustración de Fernando Zúñiga.
La identidad cultural hegemónica costarricense se encuentra en un acelerado proceso de recomposición que se inició en la década de los ochenta del siglo XX. Esa identidad conoció antes tres momentos históricos en los que los lentos movimientos en el orden de la cultura se aceleraron.

Uno, en el último tercio del siglo XIX, cuando la oligarqu a la tarea de l siglo XIX, cuando la oligarquorden de la cultura se han acelrado. Uno, en la teuno, mientras los negativos eranía criolla se dio a la tarea de conformar la identidad nacional, la cual la hizo girar en torno a algunos postulados ideológicos que adquirieron el rango de “rasgos identitarios nacionales”, siendo uno de los más importantes el de la especificidad costarricense, que establecía que Costa Rica es una nación distinta y mejor que el resto de naciones centroamericanas, marcada por su blanquitud, su cultura superior, su espíritu pacífico y su apego a las reglas y normas del estado de derecho.

Costa Rica: una nación en crisis

Las zonas costeñas y los populosos barrios suburbanos sienten – con toda razón- que los mil veces prometidos beneficios del progreso económico y social no les llegan. El narcotráfico  y la delincuencia siembran el terror en sus alrededores.  Por eso, cuando la tierra los desdeña, sólo atinan a escudriñar al cielo en búsqueda de una respuesta aunque ésta sea ilusoria.

Arnoldo Mora RodrÍguez / Especial para Con Nuestra América

Este 4 de febrero recién pasado el pueblo costarricense firmó el acta de defunción del monopolio bipartidista, que hegemonizó el poder en nuestra democracia mediatizada durante la Guerra Fría.  A partir del 2010, con el  gobierno de minoría de Laura Chinchilla se inició el tránsito hacia  una nueva época en nuestra historia política con la inexorable agonía del bipartidismo, pues Laura ganó cómodamente la presidencia pero su partido (Partido Liberación Nacional, PLN) no logró la mayoría en el Congreso, por lo que sólo pudo gobernar haciendo alianzas con otros partidos. Esta tendencia se acentuaría en las elecciones de 2014, con el triunfo aplastante en segunda vuelta de Luis Guillermo Solís al frente de un partido que ganaba las elecciones por primera vez, si bien sus dirigentes, incluido Luis Guillermo, provenían de las filas del PLN.

Costa Rica, elecciones atribuladas


Hemos visto que la crisis neoliberal puede tener como resultado un auge progresista como aconteció en América latina entre 1999 y 2015. Pero también puede tener  como efecto  una marea reaccionaria.

Carlos Figueroa Ibarra / Especial para Con Nuestra América
Desde Puebla, México

En un artículo sobre las elecciones costarricenses del 4 de febrero de 2018, Rafael Cuevas Molina (https://connuestraamerica.blogspot.mx/2018/02/costa-rica-han-echado-basura-en-mi.html) ha dicho que Costa Rica “ha caído en la tribulación”  con el triunfo de un candidato cristiano fundamentalista que seis semanas antes del proceso electoral era marginal. El triunfo de Fabricio Alvarado hay que vincularlo con otros hechos que acontecen en la región. Su caso recuerda  mutatis mutandis al de Jimmy Morales en Guatemala quien pasó de la marginalidad a la presidencia del país montado en la antipolítica. Las elecciones del 2018 resultan importantes porque si en 2014 con el triunfo del Partido Acción Ciudadana (PAC) se rompió con el bipartidismo, en éstas los dos partidos tradicionales  ni siquiera pasaran a la segunda ronda.

Estados Unidos siempre necesita ir a la guerra

No hay por qué sorprenderse ante la llamada de teléfono que le hicieran Tillerson y Santos desde Bogotá, al representante de la oposición venezolana Julio Borges, obligándolo a no firmar el acuerdo al que habían llegado con el gobierno, teniendo como testigos al presidente de República Dominicana Danilo Medina y al ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero.

Sergio Rodríguez Gelfenstein / Especial para Con Nuestra América
Desde Caracas, Venezuela

Cuando era niño, todo era muy simple: se circunscribía a los buenos y los malos, sin importar si la referencia estaba relacionada con la segunda guerra mundial, el lejano oeste, el correcaminos o las telenovelas. Tal vez, ello estaba vinculado a los tiempos de guerra fría y al mundo bipolar, lo cual tenía un evidente influjo en el cine y la televisión. De hecho, el análisis en esta época era menos complejo que en la actualidad, se ajustaba a la simpleza de que lo que era bueno para uno, era malo para el otro y viceversa. Sin embargo, el mundo unipolar que emergió tras el 11 de septiembre de 2001 y los intentos de Estados Unidos por perpetuarlos por un lado, y las resistencias que eso ha generado, por el otro,  han complicado la determinación de las variables positivas y negativas en el estudio de la dinámica internacional.

Venezuela: crece la amenaza de intervención

En Venezuela se libra una lucha decisiva por la democracia y la autodeterminación de los pueblos. Es la república española de hoy, pero debemos impedir que corra el destino de aquella.

Ángel Guerra Cabrera / La Pupila Insomne

La antidemocrática exclusión de Venezuela de la Cumbre de las Américas, acordada el 13 de febrero en Lima por gobiernos estrechamente aliados a Estados Unidos, está encaminada a reforzar el cerco, el aislamiento y la gestación del derrocamiento por la fuerza del gobierno del presidente Nicolás Maduro. Es sabido que Washinton y las derechas se emplean a fondo en el derrocamiento por la fuerza de la Revolución Bolivariana. Pero ya los voceros del imperio lo declaran descaradamente, como lo hizo en su discurso de la Universidad de Texas el secretario de Estado y ex CEO de Exxon, Rex Tillerson o días después el senador de origen cubano Marco Rubio, a quien Trump le ha entregado la operación de la política hacia Cuba y Venezuela.

Venezuela y la Unión Europea

Las recientes decisiones de la Unión Europea sobre Venezuela contrastan con lo que fue, por lo general, el comportamiento de los países que la integran con relación a Latinoamérica. Podría decirse que Europa siempre abordó los procesos de esta región desde un ángulo distinto al de los sectores radicales más influyentes en Washington.

Leopoldo Puchi / Enfoque

Pero el mundo ha cambiado y Europa está dando pasos en otra dirección. Así lo indican las medidas que han sido tomadas sobre Venezuela. Una actuación que se realiza en contraposición al articulado de la legislación internacional vigente que regula las relaciones entre Estados y las intervenciones, y sin la aprobación del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Cuatro elecciones cambian el rostro de América Latina este año

En cuatro países tendremos disputas decisivas para el futuro del continente. Ninguna tiene un resultado seguro, pero hay tendencias probables. No es imposible que a fines de año tengamos a Maduro como presidente reelecto de Venezuela, a candidatos progresistas electos en Colombia y en México, y el retorno de un presidente del PT en Brasil.

Emir Sader / LA JORNADA

En medio de enormes turbulencias económicas y políticas, América Latina elige este año los presidentes de cuatro de los cinco países más importantes del continente: Brasil, México, Colombia y Venezuela. Cada una con sus particularidades, los cuatro casos colocan en cuestión la continuidad o el cambio de los gobiernos actuales y la correlación de fuerzas entre izquierda y derecha en el conjunto del continente.

Por orden cronológico, es Venezuela el país que primero tendrá elecciones presidenciales, recién definidas para el 22 de abril, cuando Nicolás Maduro se juega su relección, en medio de dificultades de la oposición para determinar su candidato y hasta si participa o no en las elecciones. Es la gran fecha aguardada por la oposición, creyendo hace rato que podría derrotar al gobierno, finalmente terminando con el ciclo de gobiernos chavistas.

La izquierda latinoamericana, ¿atacada por la derecha y sus propios errores?

La única batalla que no puede perder un revolucionario es la batalla moral, pero un gobierno honesto no es el que nunca sufrió casos de corrupción, sino aquel que nunca los toleró. No comprender esto confunde a mucha militancia, y resta unidad y vigor a los movimientos progresistas, desmoralizándose ante el primer inconveniente, y muchas veces otorgándoles a los opositores una razón que nunca tuvieron.

Rafael Correa / Cubadebate

Después de la larga y triste noche neoliberal de los noventa -que quebró naciones enteras como Ecuador-, y a partir de que Hugo Chávez ganó a finales de 1998 la Presidencia de la República de Venezuela, los gobiernos derechistas y entreguistas del continente empezaron a derribarse como castillo de naipes, llegando a lo largo y ancho de nuestra América gobiernos populares y adscritos al Socialismo del Buen Vivir.

En su apogeo, en el 2009, de diez países latinos de América del Sur, ocho tenían gobiernos de izquierda. Además, en Centroamérica y el Caribe estaba el Frente Farabundo Martí en El Salvador, el sandinismo en Nicaragua, Álvaro Colom en Guatemala, Manuel Zelaya en Honduras, y Leonel Fernández en República Dominicana. En países como Guatemala, con Álvaro Colom, o Paraguay, con Fernando Lugo; era la primera vez en la historia que la izquierda llegaba al poder, en el último caso rompiendo incluso una constante de siglos de bipartidismo.

Marx a 200 años. La acumulación originaria en América Latina

Entre los siglos XVI hasta el XVIII, mientras en Europa despegó el mercantilismo, América Latina lo hizo en el coloniaje. Esta relación, como dos caras de una misma moneda, es el momento decisivo de la acumulación originaria. Pero ni Europa, ni América eran todavía capitalistas.

Juan J. Paz-y-Miño Cepeda / Firmas Selectas de Prensa Latina

La teoría de Karl Marx (1818-1883) supo conjugar historia y economía, para explicar el capitalismo. El capítulo XXIV del primer tomo de El Capital trata “La llamada acumulación originaria”, un texto magistral en aplicar la relación pasado y presente, pues de otro modo no se podría comprender por qué hay unas elites ricas en contraste con la enorme mayoría social.

Marx indaga el origen de la riqueza y de la pobreza en el capitalismo. Lo encuentra en la disociación entre el productor y los medios de producción. En otras palabras, examina el camino seguido para que unas personas posean medios de producción, mientras la enorme mayoría los fue perdiendo, hasta quedarse exclusivamente con su fuerza de trabajo. Es la acumulación originaria, que Marx compara, con sus constantes y metafóricas alusiones bíblicas, al pecado original.

El siglo del control de las masas

Estamos apenas en el comienzo de formas cada vez más minuciosas de control de las poblaciones. Se está inaugurando una nueva era de control de masas, estructural, no coyuntural, que durará tanto tiempo como nos lleve a los sectores populares desbordarla o neutralizarla.

Raúl Zibechi / LA JORNADA

Desde que los sectores populares desbordaron los centros de encierro y de ese modo neutralizaron las sociedades disciplinarias, el gran desorden social que sobrevino impulsó la búsqueda de nuevas formas con el fin de controlar grandes aglomeraciones humanas para, de esa manera, recuperar la capacidad de gobernarlas. Sin ello, cualquier sistema, y en particular éste basado en la explotación y la opresión, naufragarían en un caos profundo.

Desde los años que siguieron al estallido de 1968, esa búsqueda ha sido incesante. De lo que se trata es de sustituir al caducado panóptico: una herramienta capaz de controlar multitudes con la misma eficacia que el control individualizado. Las tecnologías que se han desarrollado en los últimos años, muy en particular la inteligencia artificial, van en esa dirección. No aparecen nuevas tecnologías que facilitan el control; se desarrollan prioritariamente aquellas que son más adecuadas para el control de grandes masas. Los resultados son estremecedores y debemos conocerlos para adquirir las capacidades necesarias para neutralizar estos dispositivos.

Redes sociales e ideología

La cultura digital que ha llegado con una fuerza fabulosa, abre un reto: obviamente, en tanto tecnología, no es “buena” ni “mala”. Plantearlo así es sumamente reduccionista, equivocado en definitiva. Pero no se puede dejar de considerar cómo funciona, quién la maneja, qué papel juega para los grandes poderes globales como negocio y como mecanismo de control social.

Marcelo Colussi / Para Con Nuestra América
Desde Ciudad de Guatemala

En algún Congreso sobre Medios Alternativos se decía que: “La evolución de la Web, el surgimiento de los medios alternativos, las redes sociales de Internet, así como los blogs y wikis, crean nuevas posibilidades para la comunicación social y política. Este nuevo escenario comunicativo a nivel internacional demanda cada vez más la creación de condiciones para maximizar su aprovechamiento”. Sin caer en empobrecedores maniqueísmos ni valoraciones moralizantes, ni tampoco en triunfalismos exagerados que pierden la verdadera dimensión de las cosas, digamos que toda esta amplia batería de nuevas tecnologías ofrece interesantes posibilidades si lo pensamos desde una perspectiva transformadora, quizá revolucionaria incluso, al mismo tiempo que no se pueden desconocer sus peligros latentes. El reto está en ver cómo se navega en esas aguas y se puede llegar a buen puerto.

Nicanor Parra, poesía de overol

Más allá de que se mantuvo ajeno a un idealismo filosófico a lo Borges, al surrealismo y al onerismo,  al leer su producción, bien puede imaginarse a Nicanor Parra  coincidiendo con  Macedonio Fernández –una de sus admiraciones de este lado de la Cordillera, otra era José Hernández- en la experiencia que no todo es vigilia la de los ojos abiertos.          
         
Carlos María Romero Sosa / Especial para Con Nuesra América
Desde Buenos Aires, Argentina      
                                  
Nicanor Parra (1914-2018)
Si en las clases de lengua y literatura  de los primeros años del bachillerato,  me hubieran enseñado que las matemáticas  y las letras no son antagónicas; y hasta mencionado ejemplos  al respecto, como  el del colombiano Jorge Isaacs, que era ingeniero; el de nuestro Ernesto Sábato, doctor en física; o el del  chileno  Nicanor Parra, que se dedicó con paralelo  ahínco tanto a la docencia e investigación de las  ciencias exactas, como a la poesía y a las traducciones de Shakespeare y otros genios del idioma inglés, sin duda hubiera mirado yo con simpatía la aritmética y la geometría, tan mal enfocadas desde el punto de vista pedagógico en mis lejanos tiempos de estudiante secundario. Traigo esto a cuento, porque fue uno de los primeros sentimientos que me asaltó al enterarme de la muerte del inventor de la “antipoesía” y recordar  que el “futuro poeta de Chile”, según el  augurio de  Gabriela Mistral en 1938, luego de la publicación del  primer libro de Nicanor: “Cancionero sin nombre”, estudió  hasta graduarse matemáticas,  física y  mecánica y enseñó esas disciplinas durante décadas: “Soy profesor de un liceo obscuro,/ He perdido la voz haciendo clases, (Después de todo o nada/ Hago cuarenta horas semanales”).

sábado, 10 de febrero de 2018

Costa Rica: “han echado basura en mi verde jardín”

El país que fue refugio para los suramericanos y centroamericanos que huían de las guerras y las dictaduras en los años setenta, se ve de pronto al espejo y no se reconoce. ¿En dónde estaba, dentro de sí, todo eso que parece no cuadrar con la imagen que los ticos se hicieron de sí mismos y de las que siempre han estado tan orgullosos?

Rafael Cuevas Molina/Presidente AUNA-Costa Rica

Fabricio Alvarado o Carlos Alvarado: uno de ellos
dos será el próximo presidente de Costa Rica.
El  “país más feliz del mundo”, el conocido a través de su marca país asociada al cuidado de la naturaleza y la alegría despreocupada del “pura vida”, ha caído en la tribulación después de los resultados de la primera ronda de las elecciones presidenciales y legislativas del pasado 4 de febrero.

En ellas, un predicador cuya esposa “habla en lenguas”, y por el que prácticamente “nadie daba un cinco” –como dice la expresión popular costarricense cuando alguien no es tomado en cuenta- hace tan solo mes y medio, salió ganador con un poco más del 24% de los votos, seguido unos 3 puntos más atrás por el candidato del Partido Acción Ciudadana (PAC), actualmente en el gobierno y de corte socialdemócrata.

Ahí viene el tiranosaurio

El tiranosaurio Rex tiene apetito de petróleo y sufre la resaca de la vieja hegemonía  en decadencia. Como su amo Trump, está desbocado y carece de escrúpulos, lo que lo convierte en una amenaza todavía mayor. Sus bramidos invoncan la guerra  y, por desgracia, han encontrado eco entre un puñado de presidentes y élites políticas latinoamericanas.

Andrés Mora Ramírez / AUNA-Costa Rica

Empantanado en Siria, neutralizado –temporalmente- en la peninsula coreana,  agazapado en las fronteras de sus aliados europeos con Rusia, y temeroso de la proyección geoestratégica de potencias competidoras en América Latina, el imperio vuelve sobre sus pasos en el patio trasero. Y lo hace de la única manera que sabe: con chantajes, amenazas y maniobras urdidas en las cloacas del Departamento de Estado y del Pentágono, que atentan contra la posibilidad de construir democracia y contra la soberanía de los pueblos de la región. La reciente gira del Secretario de Estado norteamericano Rex Tillerson, demuestra que el segundo año de la administración Trump será de grandes peligros para nuestra América, porque la Casa Blanca tiene dos objetivos que rayan en la obsesión: uno, descarrillar las relaciones económicas, políticas, de seguridad y defensa que China y Rusia están forjando en el continente; y el otro, la destrucción de la Revolución Bolivariana, con el propósito no confeso de apropiarse de las riquezas petroleras venezolanas.

La orden de combate fue dada: la guerra de Santos contra Venezuela

La preparación de la guerra ya comenzó. En el Catatumbo, región del Departamento del Norte de Santander, fronterizo con Venezuela, específicamente en las poblaciones de Tibú y el Tarra, los grupos armados ilegales han tomado el control de la seguridad, sin que el ejército, la policía o las instituciones del Estado hagan nada por evitarlo, como lo han denunciado las propias víctimas de estas bandas armadas.

Sergio Rodríguez Gelfenstein / Especial para Con Nuestra América
Desde Caracas, Venezuela

Los medios de comunicación internacional divulgaron con mucha estridencia que el viaje del Secretario de Estado Rex Tillerson a América Latina y el Caribe, fue diseñado para poner de acuerdo a la región en contra de Venezuela y poner presión a Caracas a través del incremento de las sanciones económicas, aunque también Tillerson se proponía pulsar el sentir de los gobernantes de la región para logar un apoyo a Estados Unidos y Colombia en su afán de producir una agresión militar contra Venezuela. Por eso, visitó a algunos de sus más cercanos aliados, sobre todo aquellos que han sido particularmente agresivos contra Venezuela.  La estadía en Jamaica, un cercano cófrade de Estados Unidos en el Caribe, perseguía el objetivo de atraer a los pequeños países de la Cuenca, que hasta ahora han resistido con firmeza y decisión, amenazas de todo tipo provenientes de Estados Unidos para que cesen su apoyo a Venezuela. Si en lo político, Jamaica era el país menos importante en la gira de Tillerson, en términos diplomáticos, fue el propósito más preciado del viaje del Secretario de Estado.

Imperialismo estadounidense: manotazos de ahogado por el petróleo

La “seguridad energética” perseguida por Estados Unidos, machaconamente remarcada por el Secretario de Estado Rex Tillerson en su gira, no es otra cosa sino el intento (desesperado intento) de retomar las reservas energéticas de Venezuela (petróleo y gas, y eventualmente otros minerales estratégicos, pero en lo fundamental: el petróleo).

Marcelo Colussi / Para Con Nuestra América
Desde Ciudad de Guatemala

Así como los gobiernos de los Estados Unidos necesitan las empresas petroleras para garantizar el combustible necesario para su capacidad de guerra global, las compañías petroleras necesitan de sus gobiernos y su poder militar para asegurar el control de yacimientos de petróleo en todo el mundo y las rutas de transporte
James Paul, Informe del Global Policy Forum.

Para el capitalismo de Estados Unidos es imprescindible el petróleo. El oro negro es su savia vital. Todo su derrochador e insostenible american way of live se basa en el consumo inmisericorde de petróleo. Por lo pronto es el país del mundo que más hidrocarburos traga diariamente: 20 millones de barriles diarios. Quien le sigue, la República Popular China, llega apenas a la mitad de esa cifra: unos 10 millones de barriles diarios. Entre su inconmensurable parque industrial, la monumental cantidad de vehículos particulares y medios masivos de transporte que movilizan a su población y el gigantesco aparato militar de que dispone (más su reserva estratégica, calculada en 700 millones de barriles), su sed de este elemento es insaciable.

La invasión silenciosa de EE.UU a Panamá

La gira del secretario Rex Tillerson por varios países de la región coincide con los ejercicios en Panamá y también en las áreas fronterizas entre Brasil, Perú y Colombia con Venezuela en la Amazonía. La presencia militar de EEUU en Panamá es un signo de cuales son las intenciones de Washington.

Marco A. Gandásegui, h. / Para Con Nuestra América
Desde Ciudad Panamá

El periodista Eliécer Navarro, del diario Crítica, de la capital istmeña, informó que el “gobierno panameño permitirá que hasta 415 miembros de la Fuerza Aérea de EEUU ocupen territorio nacional durante la primera mitad de 2018 vistiendo uniforme militar y portando armas”. El acuerdo es parte de los ejercicios llamados "Nuevos Horizontes". En el pasado EEUU ha justificado estas maniobras bajo el supuesto que lo hacen en combinación con la Policía panameña para proteger el Canal. En otras ocasiones usan la excusa de la vieja ‘guerra contra las drogas’. A veces mencionan los bosques húmedos tropicales como áreas para hacer prácticas ‘exóticas’. En esta ocasión todo indica que EEUU tiene en la mira una invasión a Venezuela. Así lo manifestó el secretario de Estado, Rex Tillerson, antes de emprender una gira por cuatro países latinoamericanos la semana pasada.

Venezuela: Elecciones el 22 de abril: duda la oposición que no firmó el acuerdo de Santo Domingo

Se terminó el suspenso: el Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela convocó para el 22 de abril las elecciones presidenciales, mientras la oposición se abstuvo a  último momento de firmar el compromiso con el gobierno acordado en el diálogo de Santo Domingo.

Victoria Korn / Question Digital

El anfitrión del diálogo, el presidente de República Dominicana, Danilo Medina sentenció que “el diálogo entró en un receso indefinido”, y subryó  que el martes “se había llegado a la decisión de que las elecciones fueran el 22 de abril”. “La oposición, dijo Medina, no entendió que estaba obligada a firmar y pidió (más) tiempo”.

El expresidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zaptero, envió una carta a la oposición indicando que tras dos años, con el acompañamiento de un grupo de países amigos, se culminó en un consenso básico para un gran acuerdo, que “supone una esperanza real y valiente para el futuro de Venezuela, concretado en un documento presentado a las partes que da respuesta a los planteamientos esenciales discutidos durante meses”.